sábado, 31 de marzo de 2012

A veces la poesía llega y no pide permiso ni perdón

A mis hermanos, que son muchos.

También hay ráfagas de abrazos en los que la garganta es un nudo de marzos lluviosos. Afuera los edificios y sus inquilinos, las guerras mundiales por un parqueo. También hay llantos compartidos cuando nos vemos a los ojos extraviados en una marcha silenciosa de cisnes y pingüinos. El silencio de al menos, las palmadas en la espalda. También hay comas perdidas que marcan otros ritmos, acentos menos toscos con los que nos nombramos sin conocernos. También hay miradas que salvan, bendiciones a punta de pistola, una marejada de espasmos y espantos y aves que no concuerdan con el tiempo, pero que amenazan con regalarnos el asombro. Adentro los ladrones se cobijan entre si, afuera las madres ansían un mayo menos lluvioso, pero también hay colapsos en el infierno, suicidas extasiados de alegría, fumarolas desde donde nos enviamos señales, mataderos en donde nos rompemos los huesos y nos alimentamos con nuestras propias humanidades silentes, pequeñas, efímeras. También es una palabra que abriga, y también hay alfabetos que nos catapultan hacia cada destino. También hay putas alegres, también hay maleantes que regalan pan. También una mañana de marzo, una tarde de cualquier mes. También el invierno calienta, las voces más suaves se escuchan bajo la tormenta, como muelles imponentes que nos invitan a salvarnos. También hay perros y osos polares, también salmones y delirios. También las horas y sus nombres, sus anestesias, sus huesos dilatados. También sus primeros llantos, sus hímenes rotos con paciencia, sus tijeras salvajes. También mis amigos olvidados, también sus amigos olvidados. También la fama y el hastío, los panes que comimos algún día, el hambre que nos comentamos a susurros. Los gritos de sálvense quien pueda, los nortes fríos, los telegramas. También las marcas del tiempo y sus destiempos, las melancolías almacenadas, los dientes rotos. También hay agua, dulce y misteriosa, también hay peces y batallas. Un mapamundi lleno de aeropuertos en donde no nos despediremos, también hay mañanas que no veremos, días martes regalados, horarios insípidos y puertas enormes para verlos de lejos. También hay autos veloces, nubes que parecen osos, que parecen nubes que parecen osos. También los deseos, los buenos, los malos, también la honestidad. También la sal y la arena, los relojes marcados para nuestros pasos, también nuestros pasos. El one way, el zen, la mantequilla, las canciones favoritas y sus solos favoritos. También mis palabras, mis señales, mis anemias. También el eco, el retorno y el boomerang de los hechos, el karma. También espirales, también espirales, también los etcéteras. También, ¿verdad que también?



UN NUEVO POEMA

Sin patria, pero con el corazón atado milimétricamente a un acento. Sin ojos, pero con los poros encendidos hasta el fondo de el tiempo diletando observancias, rendijas por donde todo se mira desnudo y nadie mira. Sin código, pero renombrado en los ecos y en los rezos más delirantes del alma universal. Sin vergüenza, pero con el sonrojamiento de los niños ante un puñado de fantasmas desnudos. Sin gloria, pero con la luz de millones de estrellas muertas hace billones de años. Sin ropa, pero con las vísceras atentas ante la más mínima seducción. Sin tiempo, pero con la eternidad rozando estos pies cansados del cansancio. Sin nada, pero con el todo pulido como un dibujo hecho a mano inquietamente. Sin palabras, mudo, parecido a un esqueleto, pero con los dientes afilados y guardando el silencio más profundo ante el milagro de cada segundo.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Marvin García, Poeta, Gestor que no se detiene



Hace unos días tuva la oportunidad de alejarme del ruido y caótico trance de la ciudad y adentrarme en una de las ciudades más hermosas de Centroamérica, Quetzaltenango. Esta visita fue gracias a la invitación del poeta y gestor cultural Marvin García, Director del Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango, vale decir, uno de los mejores festivales de la región.

El viaje tenía un objetivo primordial, celebrar el Día Internacional de la Poesía. Para lo cual Marvin y el Grupo Metáfora organizaron una serie de lecturas en varios colegios, institutos y espacios no tradicionales, en donde algunos de los poetas locales pudieron compartir con el público mucho de su trabajo poético.

En lo personal, este viaje fue interno y externo, del cual regreso cargado de energía positiva y con muchas buenas noticias que contar. En una de las vueltas del imparable Marvin García, puede hacerle una breve entrevista la cual comparto en este espacio. Si quieren entererarse de los nuevos proyectos de este colectivo, denle PLAY al botón. Les aconsejo usen audífonos o le pongan bastante volumen a sus computadoras porque el audio es un poco bajo.

No me queda más que agradecer a Marvin y al Grupo Metáfora por esta invitación y porque se que en Quetzaltenango siempre tendré amigos con los cuales hacer y divulgar la poesía.

video

martes, 27 de marzo de 2012

POETRY SLAM XELA



Un movimiento que me ha llamado la atención es el POETRY SLAM, un proyecto que propone la expresión a través de la poesía declamada. El "Poetry" ha sumado un grupo grande de personas de todas la edades, quienes experimentan por medio de esta modalidad, una liberación personal al momento en que comparten ideas, sentimientos y deseos con el público.

La primera vez que presencié uno de estos eventos fue en el Café León del Centro Histórico Guatemalteco, en la final de la temporada. De esta manera, además de conocer al grupo de poetas jóvenes también conocí a Walter González, la cabeza de este movimiento en Ciudad de Guatemala.

En mi último viaje a la Ciudad de Quetzaltenango, tuve la oportunidad de conocer a varios de los organizadores del Movimiento Poetry Slam en dicha ciudad, aquí les comparto algunas de sus palabras e ideas.

video