miércoles, 4 de julio de 2007

poema para ser leido en voz alta

Yo el perro,
Que anda sin andar,
Y es llevado.

Yo el perro
Que sale a paserse la soledad
entre soledades
yo el perro

El eso que marcha
con un número magnífico
entre números y horarios
Y gestos hostiles
Que se hacen neblina en
la gran cidad, el gran mundo.

Yo el perro
el hacedor de nadas
y contibuciones efímeras
que nada hacen
para los que nada hacen
como yo el perro.
yo el perro cadáver silente
de roca y concreto yo el perro
sin hacer
ocioso como yo el perro
revólver...

El perro gente
el perro malavar de
antopofagias aclimatadas,
el perro, nada

Yo el perro
en esta calle repleta de
rerros rabiosos,
perros hambrientos.

"Este poema es parte de la lectura que se realizó en 4 grados el sábado 30
de junio, Día del ejército. Una lectura divertida en un lugar... divertido.
La verdad me hubiera gustado ver a más gente incluida dentro del público
pero bueno. Uno aprvecha cada oportunidad que se tenga para leer un
poemilla"
"

2 comentarios:

luz verde. dijo...

hola simpre lo que escrives...espero que sigas adelante...me animas a escrivir..grasias son super...quisas nunca te vuelva aver, pero se que un dia me conoceras por lo que llege a escrivir..asi como por ella te conoci.

Pablo Bromo dijo...

Realmente fue un placer haber estado y estallado allí con vos! con Jueves, con Mariam, con la poesía entera!

Me divertí, loco! me divertí tanto como otras veces...

Un abrazo madrugador, P.