lunes, 29 de diciembre de 2008

Un poema escrito en un nuevo Centro Comercial

Es interesante como los centros comerciales pueden convertirse en fuentes
de inspiración, sobre todo en un país en donde se inauguran más Centros
Comerciales que biliotecas.

Ansiando una motosierra manual
de cristal o de Oro puro,
el cortar de tajo el semblante
de los intercedidos.
Partir la mesa y los objetos volando
partir los gestos volátiles de los que
miran con asombro el suceso,
esas sonrisas burlonas en centro comercial,
Hay almas que tienen cuchillas en la
mirada.

Esas sombras desaparecen en mi cuento
sin personajes.

Rota la vasija que da de beber
a los imbéciles,
habrá un instante de honestidad
sin testigos.

Desear las cosas que parecen malas,
no es tan malo por momentos,
sobre todo cuando no queda horizonte
límpido ni nube pura sobre nuestras
Cabezas.

Poemas rescatados de las carpetas de mi pc

Pienso sin pensar,

más bien despienso…

Reflexiones flexiones

de músculos sin uso

perdidos en esta vida

sedentaria.

Pensar duele,

conocer es un juego

al que le faltan

piezas.

Y esa utopía del

corazón es el

cereal de los amaneceres

sin concepto.

No hay erección

detrás de algunas sonrisas,

ni mal ni bien,

más bien no hay nada

detrás de la nada,

Y el pensamiento pervero

se hace una paja

de sarcasmos con brillantina.

El humor de los santos

en días de luna,

el sentir de los adultos

que llevan la razón

como estandarte.

Jugueteo de cristal

tras los cristales,

moda pasajera

La realidad es un

Cuento sin hojas

escritas.

Un poema antes de que se muera el 2008

Estoy como de poesía hoy.

Poca plática, lentes oscuros…

estoy como queriendo un sol,

un maremoto!

Como ansiando la palabrería de los santos

y el andar de las noches…

Estoy como sediento de sed,

y despertares soberbios con trompetas plateadas

y vino tinto en toda la sangre!

Estoy impresionado con el siglo

y sus cortinas publicitarias,

El ámbar de los cuerdos

y un tocadiscos Vintage

que traduce perfectamente a Wagner

en la quinta estrofa de una melodía que no entiendo,

pero que recuerdo con cariño.

Un emoticon salvaje que rompa la vitrina

por donde veo ruinas a posteriori.


Eso me exita!


La poesía de las mañanas sin gloria

y el epicentro de los ojos más melancólicos de esta historia,

con sus historias guardadas

y el presente embolsado con mentitas de cortesía.


El eco de los malos,

o el prisma de los buenos…


Qué decirte en este día!

Que me siento

como en el mood de un poema de Bukowsky,

o encendiendo las cortinas de un pasaje nebuloso

en la ensoñación de un diseñador catalán de finales de siglo.


Este día poema.

Este momento poema.

Estos ojos locos ciegos torpes viejos santos!

El grito de un treintañero con crisis de identidad,

O la más escandalosa de las modas.

Menos tiempo en las ventanas,

menos balas en recámara.

Y este día con estas ganas de un poema

De otro poeta,

me siento en casa a percudir el lenguaje

con mis propios delirios

y mi propia dinamita.


Qué alegría!

Otro día poema,

Otro instante Kodak.

Kodak se muere!

Los días también!

Los poemas siguen en la mente de los niños!

jueves, 23 de octubre de 2008

El libro de Alan Mills



Tenía que ser el chavo del 8. Desde este espacio un hurra a este compadre,
poeta viajero que da y da y no para. El maestrísimo Alan Mills.

viernes, 19 de septiembre de 2008

poemilla

Escribo un poema que no contiene nada.
Versos o palabras al azar,
Eso que llega a la mano desde una cabeza
Dirigente.
Qué sabremos de los significados
Cuando el corazón está en llamas?
Una verdad, un dictamen, una descripción.
Algo que escribir cuando hay frío
Cuando hay soledad,
Cuando nada pasa frente a nuestra
Escencia.

otro poema?

Pero bueno,
Algo habrá que hacer…
Son demasiados,
y algo debemos
de contarles.

poema?

Enciende la luz, baja al sótano
De una casa sin sótano, sin servicio eléctrico…
Hace pausas, qué son las pausas?
Hiere de pronto, de rodillas y en silencio.
Hace reverencias a reverentes,
Golpea a mounstros, come niños
Viola instantes y de repente,
Como en un rayo de lucidez, de conciencia,
O de terquedad.
Se vuelve oro,
Oro sagrado en el momento justo
Que alguien deja de leer.

poema

Dejé de escribir cuando comencé a escribir,
Como un juego de tijeras para cortar tijeras.
El diciembre descrito no requiere de poetas,
Ni de papalotas voladoras sobre los cielos
Indecibles. Es solo y solo es.
En máximo esplendor yo concibo una escalera.

poema

Mueve la lluvia un ligero destello
molido a palos por el horario y el protocolo
Las muecas de una muñeca binaria,
lúdica, sometida.
Ver que lo que se ve
es un trozo de carne y esqueleto.
Marcha de silencios
en mitad de una calle
y sus viejas noches
se quedan mudas
en el ciclón de las determinaciones.
Haberes de resaca
y sensibilidad a flor de piel,
la fotoestática de la ausencia
en su episodio de sal.
Un muerto premonitorio
Y sus apuestas altas.
Jugarse en pellejo en cada beso
En cada enigma,
En cada amor.
La hoja posterior
que no me atrevo a escribir,
Los versos de siempre
que siempre vuelven
con sus letras toscas.
La realidad es un germen
elocuente, dictador
e implacable,
el ojo de la mujer que
asombra con su asombro
momentáneo.

lunes, 8 de septiembre de 2008

BESO bajo la LLUVIA de este DÍA

El boceto del silencio que prosigue,
la sonrisa inmediata,
hacerte un dibujo de ceniza,
hacerte el amor cuando el mundo se cae.
Lanzarme desde tus ojos en cámara lenta
que lo ven todo como si no lo vieran,
para predecir el siguiente momento
en el que quietos, como es costumbre
nos miramos sin mirarnos entre la gente
que finge que no nos mira.
Jugarte un poco,
sobre todo los cabellos,
los silencios más tarde,
los ecos de tus respiraciones
cuando dormida finges que estás
despierta y yo finjo que no te miro,
pero en realidad soy una breve sombra
sobre tu sombra.
Eso que vuelve a cada cuarto de hora,
ordenando el desorden,
almacenando gestos de mañanas siguientes,
de noches cayendo exhaustos,
de trenes que nos esperan en todas las
estaciones del mundo,
como si fueramos los últimos en llegar,
o los primeros en volver de un país
que no existe.

domingo, 7 de septiembre de 2008

para usted

La batería de la computadora se está acabando
Y tengo un minuto para decirte que el poema
Que quiero escribirte prefiero vivirlo contigo
Y que se vaya escribiendo solito.

viernes, 8 de agosto de 2008

Nace un nuevo hijo de la cultura latina



Una celebración entre Centroamérica y Francia, por la buena nueva que nos ha dado Maria Poumier
quien se dedicó a la tarea increíble de recopilar una serie de textos de poetas Salvadoreños y algunos
otros no salvadoreños, pero con un enamoramiento por el país. Así surge esta publicación, dándonos
la buena energía y la inspiración. Hay que buscar la copia, investigar en donde lo venden. Ver si se
organiza un charter de poetas con destino a Europa y aeromozas sonrientes que nos srivan champagne.
Felicitaciones María, brindamos por tu trabajo y por la buena energía.

sábado, 12 de julio de 2008

flash back

El tiradero de compactos y memorias virtuales
en donde almacenamos las imágenes compartidas,
es una pira de melancolía de tiempos transcurridos.
la columna vertebral de nuestros espectros,
el alfabeto incoherente
que compusimos para guardar silencio.
Ese silencio aletargado de cada desencuentro,
una de nuestras tantas vidas,
navegando el gran cordón de la existencia,
ese teatro mágico en donde los dioses juegan a que no juegan
y los azares son noches, autos sin frenos
y muñecas de vitrina de avenida principal.
Vos reías…
Mostrando los dientes
el esqueleto,
yo también reía,
con una metralleta de palabras sin sentido.
Y es que no es necesario el sentido
cuando las agujas del reloj
nos marcan un instante.
Pero el intento nos salvaba de cualquier método
o determinismo.
Total los monos vienen de los monos,
y vos y yo ya no venimos más.
Y ni las darwinianas terquedades
nos podrían salvar de esta nave desplomándose.
Porque la salvación es algo que se quiere,
para eso los ángeles toman nota.
Y en esta sala, es esta tarde,
Nadie pidió salvarse...
Por eso el silencio nos descubre lejos de los salvos,
silentes como sólo nosotros,
y el mundo que gira,
da la vuelta completamente sin tomarnos en cuenta,
Sin editar nuestros versos,
Esos versos tristes, tontos, últimos,
Esos versos que traducen nuestra historia.

viernes, 11 de julio de 2008

poema

Sutil ensoñación,
samba de una nota.
Tu falda y
la sonrisa que la alumbra
como faro de parque de cuento de Julio Cortázar
son los ingredientes exquisitos de una pieza
de 5 minutos y medio con Jobin de fondo,
que puede durar hasta noviembre
si la policía no llega y nos apaga el estéreo,
mientras tanto,
Qué mas da?
Un beso tuyo y el trópico deja de ser
ese infierno de narcos de las primeras planas
para convertirse en un dictamen
de menú de chocolatería suiza.
Un beso, algo contigo.

jueves, 10 de julio de 2008

contra la pared mamacita

Un poema para usted
tendría lluvias de paraguas lila
que caen en sembradillos
de calcetas de líneas
blancas y negras.
Sonidos tibios que
rebotan en vientres tibios
y camas del tamaño
del universo con almohadas
de plumas.
Una sinfonía de besos
a mitad de un beso
y ecos de risas lejanas
que nos hacen sentir
en casa.
Un poema para usted no tendría
pena de escribir poemas
como este, ni mucho menos
pudor de que alguien más los lea,
un poema para usted sería
simplemente así, como
la línea de caramelo que cae
y cae lentamente sin detenerse
como un beso, como eso,
o algo muy parecido...

viernes, 4 de julio de 2008

relato sin casaca

Salí de una fiesta después de la fiesta de esas conocidas como afterparis. Hace ya unos buenos años. Una celebración entre dionisíaca y guapachosa de esas en las que uno va dejando toda noción de moral y recato. Se celebraba el éxito rotundo de un artista extranjero muy importante quién había montado una muestra, de la que yo había sido el productor. Proyecciones, comparsa y esas cosillas multimedia del gusto de la muchachada. La fiesta un total deschongue. Y ni qué decir de la fiesta después de la fiesta. Sólo invitados de primera, joyitas como dría un amigo. ¡Puro Rocanrol! Una fina selección de completos desconocidos que se guiñan los ojos y guardan un estricto hermetismo grupal hacia los demás. Cierta mística de manada urbana que para ser sincero me valía madres, sobre todo con media botella de etiqueta negra en el cerebro y una buena cantidad de rayas de la mejor calidad.
Ya en plano de rocstar y como invitado especial, me decidí por la condescendencia y el lobby. Platicas aquí y allá y entre afirmaciones y sentencias sobre el arte y sus peripecias un pase, otro, un beso seco, más, un poquito más y la botella de wisky vacía, pero no importaba porque el organizador del afterpari se había jalado algunas botellitas del cóctel y digamos que en la segunda fiesta, aunque con menos invitados no carecía de brebajes.
1: 00 am.
Los joyitas dejaron los guiños de ojo y las misteriosas saliditas al portón del bar, que ya estaba cerrado. Las chicas se besaban en el baño mientras una handicam me ayudaba a contar la historia de la noche. Ellas lo tomaron con calma. Y la segunda botella de etiqueta negra iba por la mitad. Que alegre, hacía ratos que no me daba en la maitrix.
2: 00 am.
El grupo se redujo al 50% pero el artista seguía entre los presentes y yo pasé de productor a ser el hermano del alma. Ya me había enamorado de una beibi y ya me había desenamorado también. Los encargos de material colombiano iban por la tercera ronda.
3:00 am.
Ya con los escalofríos de la noche y el cerebro a punto de resetear, la plática había tomado un curso más del lado de la poesía y sus maldiciones y las botellas y los nuevos amigos comenzaban a faltar. No me recuerdo de muchas cosas, pero a decir verdad ya me estaban dando ganas de largarme y mi presencia se debía más a una señorita de besos amargos que no me dejaba ir. Un volcancito de polvillo delicado reposaba en el centro de una mesa de centro y las luces cada vez más rojas no me dejaban ver bien si los rostros de los invitados presentes estaban dibujados.
4:00 am.
La chica se fue, igual que el alcohol y los nuevos amigos pasajeros de afterpari. Decidí largarme, estaba lejos de casa y al final del corte de caja, además de una buena borrachera llevaba en mis bolsillos Q.5,000.00 de sueldo, unos gramos de regalo y equipo de filmación que todavía estaría pagando de haberlo perdido.
4:15 am.
Viajo en una camioneta grande con vidrios polarizados hacia algún destino luminoso en donde poder tomar un taxi. A esas horas lo único que uno mira en la calle es el espectro de sus propios temores. Mi amigo me da un aventón al obelisco, me deja justo en donde está el supermercadito ese. Yo le digo que está bien, que hay taxis pasando el arriate de la Reforma. El insiste, te llevo a casa. Pero yo le digo que no, que del otro lado hay una cola blanca e inmóvil de taxis a la espera. Nos despedimos. Yo tomo el equipo, mi bolsa y comienzo a caminar, vestido de saco, corbata y todo, cargando mil cosas y tambaleándome por momentos.

Cruzo decidido ese limbo de árboles siniestros. Pienso en la noche y sus caramelos, en la mañana siguiente y los recuerdos, en la chica que quedó grabada en un jai ocho. En el trayecto que me queda para llegar a la cama y sus delicias. En fin, en todas las estupideces que piensa un borracho contento después de una buena fiesta. Cuando al llegar al lado peatonal del arriate de la avenida Reforma de la zona 10, listo para cruzar una calle y un carril auxiliar y así llegar al otro lado, esperando encontrar mil taxis blancos con sus respectivos conductores sedientos de ganarse 50 pesos por una carrera, mis ojos ven una larga y pululante fila de radiopatrullas de la pnc con sus respectivos conductores, sedientos también de ganarse una platita extra a cambio de ese sacrificio de velar y proteger al ciudadano común de malhechores como yo, que andando a altas horas de la madrugada y haciendo quien sabe qué, perturban la paz y el orden.
Los vi sonreír como sonríen los demonios, con esa sabiduría milenaria de viejos lobos, Sobándose la panza y guiñándose los ojos, saliendo lentamente de sus vehículos como cazadores experimentados. Yo quieto, pero sin detenerme. Cosa loca si uno analiza la frase. Sabía que no podía detenerme sin levantar sospechas. Pero no quería darme el lujo de cruzar esa pequeña calle de tercermundo y entregarme con todas mis evidencias a las garras de un puñado de hombres lobo que no entienden un carajo de arte ni poesía.
Así que mis pasos fueron de acero. Vi mi reloj, traté de buscar algo en el bolsillo, quizás mi celular, alguna tontería para perder el tiempo que cada vez era menos. Ni un solo automóvil en la calle, cero rastros de testigos ni almas para interceder. Dos patrullas encendieron las sirenas y dieron el toque paralizador del tu tu. Todos seguían saliendo y se quedaban de pie a la espera de mi siguiente paso. Los vi, como se miran los criminales con sus ojos afilados, como se miran los esposos en la corte, como se miran los lobos ante un pedazo de carne podrida. Y en mi más delirante intento por quedarme parado y quizás sacar una metralleta y aniquilarlos a todos. Vi una luz que alumbró desde el obelisco, como viniendo de la Avenida de Las Américas. Un carro a trescientos kilómetros por hora que amenazó con atropellarme justo unos segundos antes de mi trágico encuentro. Yo sin titubear, me detuve por fin convencido de tener una excusa lo suficientemente fuerte que no levantara sospechas. El auto me iba a atropellar, así que me detenía o me detenía. Un oficial me vió y habló por radio, todos un poco inquietos y confundidos no supieron que hacer. El auto se detuvo después de un rechinido de llantas de película de acción, y yo tontamente pensé, a este también se lo llevan, pero mi pensamiento se quedó congelado cuando el conductor sin cruzar palabras abrió la puerta trasera del auto y me dijo ¡Subase mano!.
De un salto y sin preguntas subí al carro, cerré la puerta y me deje llevar por el instinto mientras las sirenas de las patrullas escandalizaban al silencio, y en silencio y también, sólo veía a través del vidrio trasero algunas de las patrullas comenzando una persecución. El taxista amable pero molesto me dijo: ¡Esos cabrones lo iban a asaltar! A donde lo llevo? Yo sin aliento y sin nombre ni apellido le dije ¡lejos!
Y mientras los postes pasaban rápidamente por los lados del auto, comencé a creer que los ángeles trabajan de madrugada y también son muy pero muy malhablados.


Historia contada por un tipo de corbata en un bar de la zona 1 hace 5 años.

"este es un relato que trabajé para la publicación de la antología de relatos Sin casaca,
una buena muestra que vale la pena conseguir, en donde se encuentra el trabajo de varios
escritores y escritoras. Si alguien quiere conseguir una copia la puede pedir
en el Centro de Cultura Hipanica en 4 grados norte".

lunes, 23 de junio de 2008

Cuando Cenicienta es un tipo cualquiera del tercer mundo

Este fue el experimento que expuse para el conversatorio sobre los estereotipos sexuales en la literatura,
sobre todo en los cuentos para niños. Un juego en donde se intercambian los roles de los personajes de
este cuento universal de La Cenicienta. Espero les guste, los comentarios son bienvenidos.

Ceniciento le llamaban los compas de la maquila donde trabajaba de 6 de la tarde a 6 de la mañana de lunes a domingo. Cuidaba de sus medios hermanos adolescentes, producto de un matrimonio accidentado y trágico entre su madre (viuda de su padre biológico) y un padrastro desaparecido. Su madre, ama de casa y bebedora empedernida también estaba a su cargo, sobre todo por su costumbre de beber desde temprano y dejar la realidad como por arte de magia. Nunca hablaban. Y cuando lo hacían, la plática cobraba un tono de reclamos, ofensas y maldiciones. Por esa razón Ceniciento prefería dejarla tranquila en ese silencio vacío en el que solía permanecer y trataba de encargarse de los oficios de su casa, incluidos sus dos medios hermanos, dos trabajos: Uno en una fábrica de textiles coreanos y otro por las mañanas en una tienda del barrio.
Ceniciento tenía una vida pobre, sin tiempo para sí. Entre sus quehaceres y problemas vivía, entre la nostalgia de una vida que nunca tuvo y la sensación vertiginosa de que la vida que sí tenía era una verdadera mierda que parecía no llegar nunca a ninguna parte.
A veces ceniciento se entretenía pensando en cosas como las nubes. En esas formas algodonadas, que alucinaba, danzaban mientras él tejía con una máquina inmensa que bien podría partirle la mano en mil pedazos si se descuidaba. Pero a él las formas que las nubes adoptaban, a un ritmo de sueño, le parecían seres que danzaban mágicamente, y se preguntaba porqué la vida, su vida, no podía ser así, como una nube lejana, blanca y grisácea, que iba y venía flotando tranquilamente en un inmenso cielo azul.
Sus compañeros le hacían bromas cuando trabajaba con gesto de extravío y Ceniciento sin prestar atención, seguía en esa rutina de cocer y cocer y cocer y a veces hasta sentía que un llanto asfixiante le llegaba a la garganta y le cortaba la respiración, pero de pronto en su mente una nube tomaba forma de corazón y entonces volvía a ser feliz aunque fuera por un segundo. El único segundo que tenía libre antes del cambio de turno.
Una mañana, cansado de abrir los ojos en la misma realidad, llena de trabajo extenuante, una madre a quien ya no recordaba sobria y unos medios hermanos indiferentes que sólo le prestaban atención cuando estaban metidos en problemas, Ceniciento decidió escapar. Con todo el dolor de su corazón, el sentimiento de culpa y la idea que lo que hacía era irresponsable. Se vistió con el overol con el que trabajaba en la tienda de su barrio, se despidió besando a su madre que yacía inerte frente al televisor y sin más, se fue directo al cementerio en donde estaba la tumba de su padre.
Pasó algunas horas frente al pequeño nicho corroído por el moho, hablando en silencio y haciéndole mil preguntas a su padre, mientras un cielo completamente blanco impedía que observara las formas de las nubes. Ceniciento lloró, con la garganta apretada y las manos arrancando puchitos de hierba y tierra, lloraba y acariciaba una lápida en donde apenas y se podía leer algún nombre o fecha.
Luego del llanto aletargado y amargo y el silencio lacerante de un padre a quien no conoció nunca, vino el vacío. La nada en donde ya ni las nubes, ni su madre ni medios hermanos, e incluso la gente gris de la maquila donde trabajaba podían existir. Ceniciento quedó en una especie de trance, dormido. Quizás por el cansancio rezagado de 24 años en la misma batalla, de su nostalgia interminable y de una vida que parecía estancada sin nubes, sin amor, sin vida.
En ese trance Ceniciento vio como una nube tomaba forma de rostro y sin más le habló, despacio y cariñosamente como un padre que se dirige a un hijo. Ceniciento sorprendido en su alucinación escuchó: Esta es tu noche hijo mío, gózala al máximo porque nada te puede detener, pero regresa al amanecer porque cuando amanece la realidad esclarece y surgen las verdades.
Ceniciento despertó de un salto, con una sensación de frío y alegría, quizás de liberación, como si su padre le hubiese dado una licencia, una llave. Se retiró del cementerio flotando y sonriente y caminó directo al bar a donde sus amigos de la maquila le invitaban cada viernes. Comenzó a beber como poniéndose al día, como queriendo beberse todos esos tragos que nunca aceptó en el pasado para sentir así lo que sentía la gente normal, la otra gente que parecía ser feliz.
Tenía un resplandor de alegría que captaba la atención de la gente, de los bebedores de las otras mesas que levantaban sus vasos y brindaban sonrientes con él. De las chicas que sentadas en las piernas de algunos se dejaban acariciar, pero le veían de reojo. De María la putía rubia que no le perdió de vista hasta tenerlo en su cama y carcajeándose le repetía una y otra vez. “Soy la primer mujer que probás cabroncito, ya vas a ver que nunca me vas a olvidar”. Y Ceniciento guiado por una fuerza que jamás había sentido permaneció en su trance de felicidad hasta un poco antes del amanecer, pues en pleno éxtasis recordaba perfectamente las palabras de su padre. Esta es tu noche hijo mío, gózala al máximo porque nada te puede detener, pero regresa al amanecer porque cuando amanece la realidad esclarece y surgen las verdades. Y Ceniciento siguió el consejo.
Los días pasaron y Ceniciento siguió en su rutina de vida, al parecer nadie lo extrañó el día que decidió escaparse, a excepción de los coreanos de la maquila, que lo despidieron al día siguiente. Pero con el trabajo de la tienda podía sobrevivir mientras conseguía otro trabajo para mantener a su madre y a sus medios hermanos. Además que de una forma extraña pensaba que el dueño de la tienda parecía haberle tomado cariño, lo comprobó el día cuando le dijo “Mijo, te busca una chavita”, y ceniciento sorprendido por la forma como lo había llamado el dueño de la tienda y por la visita de María, la putía rubia que le había quitado la virginidad, sólo pudo soltar su más profunda sonrisa.
Tomó unos minutos de descanso de sus quehaceres en la tienda y sentado a la par de la chica de minifalda permaneció entre contento, asustado y sorprendido. Como aquel día en el cementerio charlando con su padre muerto. María le sonreía nerviosa, Ceniciento, le contestaba gélido y ambos confirmaron que aquella noche mágica en la que Ceniciento brilló, hubo chispas en aquel cuartucho maloliente en donde la virginidad se esfumaba al ritmo de un sexo salvaje. María quedó enamorada de una mirada pura que examinaba su cuerpo durante el acto. Y no pudo pasar ni un solo minuto más de su vida sin esa mirada. Ceniciento sonreía, ella le prometió no cobrarle nunca más.

viernes, 13 de junio de 2008

armas típicas



Esta es una de las piezas de la nueva serie que estoy trabajando
como un reflejo de nuestra caótica sociedad. Espero poder
compartir algún documento especial para irles mostrando el proceso
de estas piezas. Estos son unos chacos hechos con flautas.
Son parte de la muestra Objeto de la que hablo en la entrada anterior.

jueves, 12 de junio de 2008

después de una buena exposición







Hoy abrí los ojos y recordé que la noche de anoche fue divina,
que hubo vino, amigos y mucho arte. abrí los ojos y recordé
todos los regalos de la noche. Como cuando uno sueña que se
gana la lotería y al día siguiente se levanta con esa sensación
de paz y alegría. Una buena dosis de locura, amistad, feromonas,
objetos de arte de los mejores artistas con los que he trabajado
y bueno, una noche genial en el espacio para las artes libélula.
En la muestra en donde Leandro Asoli, Jorge De León, Benvenuto
Chavajay, Darío Escobar y ALejandro Marré, montaron bajo la
dirección de Aida Aguilar una muestra exquisita. Desde lo sacro
a lo perverso, lo social, lo cultural. Los objetos nos acercan
a temas interesantes de formas concretas. Objetos que al
ser transformados transforman la realidad y nos formulan
reflexiones interesantes. ALgo que vale la pena ver, si se puede
uno escapara un día de estos y visitar el espacio.
Añado nada más la sonrisa que quiero compartir con los asistentes,
cómplices de las buenas conversaciones y bromas y afterpartys de la
noche de anoche...

lunes, 9 de junio de 2008

Esos días



Recuerdo sui Generis y el delirio de los 19 años.
Esa locura de leer poesía con un revólver en la cabeza
y el inicio de las acciones imaginarias.
Aquí uno de esos recuerdos, mi boda con la Fabulosa
en el atrio de la recolección. Pablo Bromo hizo de
cura y bueno el resto, la familia. El señor de sombrero
era mi suegro.
Una foto robada de la Prensa Libre, creo de los archivos de Rosina Cazali.
Gracias Rosina, gracias Bromo.

viernes, 6 de junio de 2008

Actividades de Junio



Este mes de chipi chipi, calles mojadas y gente irritable
está lleno de sorpresas, comenzando con la buena noticia
de que nuestro querido amigo Benvenuto Chavajay se llevó
el primer lugar del certamen de arte Juannio. Una buena
noticia para las artes plásticas nacionales. "Felicitaciones
hermano". La otra noticia del mundo del arte ha sido la
muestra de "Desapariciones". Realizada en La Antigua Compañía
de Jesús en Antigua Guatemala. Más conocida como Cooperación
Española. En este edificio está montada durante el mes de junio
una de las muestras más fuertes que he visto en los últimos
años que trata sobre el tema de las desapariciones en nuestros
países latinoamericanos. Una muestra cargada de imágenes duras,
sublimes y desgarradoras sobre el tema. Este fin de semana,
siempre dentro del contexto de la muestra, los artistas locales
expondrán una serie de acciones y performances, concluyendo la
exhibición, además de una serie de conversatorios con los mismos
artistas y curadores de la muestra. No hay que perderse esta
primera muestra de performances que se realiza en nuestro país.
Y la otra buena noticia es la muestra "Objeto" en el espacio
para las artes "Libelula", que como su nombre lo indica,
propone el trabajo objetual de 5 artistas entre los que cabe
mencionar a: Darío Escobar, Benvenuto Chavajay, Jorge De León,
Leandro Asoli y Alejandro Marré. Esta es una muestra que promete
una fina selección de objetos en uno de los espacios más alternativos del país. Espero verlos en estas actividades, tomarnos vinito y celebrar
que los artistas están vivos y siguen creando.

"Como un último dato, en este momento que estoy terminando de
escribir este post le dispararon a alguien frente a mi apartamento
una sensación de escalofrío pasa por mi cuerpo. Escuchar los
gritos, el disparo seco y ver con mis propios ojos a un ser humano
tirado en el suelo, es simplemente desagrrador. Una prueba más
de que vivimos en una jungla sin respeto, en donde debemos cuidarnos
y tratar de vivir al máximo, cuidenese chicos porfavor, que los
quiero ver vivitos a todos".

jueves, 5 de junio de 2008

gracias


A la vida en lugar de pedirle perdón o permiso hay que darle las gracias,
bailar al ritmo que suene, comer del plato que sirve, aprender a sonreír
incluso sin dientes y sobre todo ser, ser. Que es lo único que nos toca
y para lo que estamos por unos segundos en este bello paraje, y digo bello
porque es bello este mundo, con todo y su mierda sus presidentes gringos
haciendo guerras de porquería, sus políticos, sus injusticias, su hambre,
su desigualdad. Pero a pesar de los pesares y con todo y la vaina que nos
toca, este mundo es maravilloso. Los buenos amigos, el amor después del amor
la sonora dinamita y el vino. Como una especie de Cabral guapachoso canto
bajo la lluvia un son de vida, contra la pared mamacita diría una mamacita de
besos tibios maravillosos, y bueno la vida y sus tic tacs, qué se yo.
Algo lindo que compartir entre las balas. Nos morimos, eso sí, se mueren todos,
se muere mi prima en un hospital con un cancer terminal, se muere el sol
cada día, me moriré yo un día de estos, se morirá el ocaso, el sereno, la
naturaleza, pero no se morirá la esperanza, el amor. Al final en el planeta
un bicho sobrevivirá, y ese bicho querrá follarse a otro bicho en pleno acto
enamorado y caliente y habrá más vida. Entre las noticias de mierda de los
últimos días y el chipi chipi que nos entra hasta los huesos, puedo decir
que estoy vivo, más vivo que nunca y que espero que la banda esté prendida
porque mientras estemos aquí habrá rocanrol y mucha pero mucha poesía.
Salud hermanos, que la fuerza los acompañe.

lunes, 2 de junio de 2008

welcome darling

El ciclón de tus ojos espectadores del milagro de
Vernos en una zona neutral para parir el diálogo…
Uno de bocas cerradas y ojos que parecen rosas
de plástico en el funeral de las melancolías.

Veniste en el momento justo,
Justo antes de las palabras de despedida
Que no despiden a nadie.

Bienvenida con tus ojos y tus silencios,
Con tus ciclones de cinco de la tarde
En la sala de recepción de esta funeraria
En donde solemos juntarnos
a celebrar que la cabrona vida sigue
vivita y jodiendo.

poema de invierno 1

Esa soledad de carros mojados
De mudarse de gestos a cada cien millones años
Esa soledad de a veces y de costumbre
Por variar un poco los silencios,
Las calles inquietas de gente que no es nadie
De espectros también solos
que tan solo asoman por las vitrinas
del pensamiento y sus melodías de memoria.
Llevo una sílaba rota en el bolsillo derecho
de este saco que me acompaña como el mejor
de los amigos. Como el hermano gemelo
que murió en la batalla de las soledades.
Esa que solo se gana muriéndose,
para volverse a pelear.

poema amy

Instinto Amy winehouse
tocando hasta donde no se puede tocar
de fondo el mundo haciéndose el pendejo
Con sus lluvias locas
y sus fotos de cuando éramos felices.
Una película de acción sin diálogos,
Bajo las capas de la tierra húmeda
aún existe un sol tercermundista
con sus etiquetas salvajes y su sobrevivencia.
Somos esos
que alguna vez señalamos con el dedo
entre sonrisas y llantos.
Esos otros que parecían lejanos,
Y que ahora son estos nosotros.
Y el sonido de fondo me recuerda
el sabor de los llantos sin orgullo,
de los corazones en llamas,
de ver a dios en Manchester
y dejarme caer en el precipicio de tus pasos.
como el imbécil feliz que solía ser
Cuando no era el otro
señalado con el dedo.

sábado, 24 de mayo de 2008

Festival de Poesía Animal de Monte

Luego de una explosión de poesía, amistad, viejos amigos, nuevos amigos,
y ese delirio de enamorarse de cada segundo de esta vida, vuelvo a la ciudad
con sus humos y vitrinas, dejando por un tiempo el verde interior y sus
mágicas grutas. La semana pasada participando en el Festival de Poesía de
Quetzaltenango, Animal de Monte, mi cerebro, corazón y vísceras se fundieron
en una sola voz con muchos compañeros y compañeras poetas. Uno de ellos,
con gesto más silencioso nos regaló de una forma un
poco accidentada pero con mucha dignidad una trilogía de videos poéticos,
textos de autores, inluído el mismo y sus poética premier. UNOYO fue el
encargado de traducir desde su panorámica tecnicolor poemas de autores de
primera como Allan Mills, y nos propuso una reflexión sobre los poemas de
cajón que van quedando por allí almacenados o presos. Encarnados los llamó
y al parecer son los primeros tres de un proyecto de varios videos en donde
podremos apreciar su trabajo y así como los poemas encarnados de varios
autores contemporáneos guatemaltecos. Así que hay que ponerle coco al SR
UNOYO, que si bien ha mantenido un perfil underground en una sociedad underground
pues sale con un brillo que promete buen material. Otra sorpresa fantástica
fue compartir escenario con poetas de todas las nacionalidades, dentro de las
que sólo puedo contar cosas buenas. Desde la Argentina querida hasta el Norte
voces duras, reflexivas, llenas de estilo y fuego crearon un ambiente de
verso, prosa y amistad. Maravillosa oportunidad la que la vida nos dio al
poder asistir a este encuetro. Una de las voces más finas y como dicen en los
pueblos mamitas de la poesía latinoamericana fue la de la Mexicana Alma Karla
Sandoval con quien la poesía tuvo un respiro de musa, de madre y de hermana...
Javier Alvarado, el delirante Ernesto Carrión, mi paisanita Ana Padilla y bueno
los metáfora de Xela y los buenos y borrachos amigos locales, llevaron nuestros
cerebros de un lado al otro con un ritmo exquisito. Y yo pienso con un encuentro
de esta naturaleza, porqué el mundo no tiene más festivales de poesía en lugar
de convenciones sobre el petroleo o las politicas internacionales, el mundo
sería menos pretencioso y mucho pero mucho más feliz. Bueno un breve comentario
de lo vivido por las tierras de la pintora ELena Rodas y del gran gran gran
maestro Carlos Loarca. Un cariño inmenso para la gente creadora y la buena
gente hacedora y organizadora, esas almas que dedican su tiempo, sangre y sudor
al bien de otras almas. Aquí les dejo mi cariño.

viernes, 9 de mayo de 2008

invitación


A todos los buenos amigos y amigas lectores y amantes de la palabra, el arte y la creación, aquí les va un invitación especial. Esta semana del 12 al 16 de mayo,
Quetzaltenango será la sede o cancha para un buen grupo de invitados nacionales y
extranjeros, congregados con una sola misión, la poesía en todas sus formas. Este
festival se llama Animal de Monte y a pesar de ser un joven en relación a otros
festivales, promete muchísimo y ofrece una fina selección de invitados. Además
creo que los organizadores están haciendo un excelente trabajo dando todo para que
este tipo de aconteciemientos sean posibles. Son un verdadero ejemplo para todos
los que andamos en este territorio del arte. Agradecimiento a ellos y toda la energía para que sea un éxito. Y esperemos vernos por esas tierras maravillosas. Todos están invitados, espero poder brindar con ustedes, amigos, camaradas, hermanos.

Este es el link por si quierer saber más sobre el festival.
www.tubunga.com/animal

lunes, 28 de abril de 2008

experimentos

Estas piezas forman parte de un proyecto de experimentos sonoros
en donde la poesía y algunas rolas se mezclan. La parte
visual es unicamente una especie de fondo así que no vayan a pensar
que es un videoclip porfavor... Espero les guste y ojalá hagamos
textos de toda la banda con DJS o músicos en vivo.

video

jueves, 6 de marzo de 2008

a mis amigos, guerreros de vida

Una delgada línea nos aleja de los cobardes,
Juego de vida
y disparo que sueña con los confines del mundo.
Una catarata desciende desde los ojos del niño.
Y la mandíbula añeja sostiene palabras fuertes,
Libertad gritaba un loco en plena quinta avenida…
Haciéndonos ver que las arrugas de los trajes que
Llevamos en la vida, se han ganado con esfuerzo.

Otro loco arriba, viendo
Sonríe y sabe que la fiesta es para los valientes,
Que vuelan en pedazos un molino de viento
Con una sola palabra
O con un solo silencio.

sábado, 23 de febrero de 2008

now

Hacer hacerse, devolverse en un segundo
Sin espera, sin miedo.
No queda más que hacer si no ese
Segundo preciso.

Ese rastro de cola de cometa
Que los ojos lloran o sonríen
También en ese segundo preciso.

sábado, 16 de febrero de 2008

poema pensando que soy oliveira y vos la maga

(Para la chica que baila con los tiburones en Borneo)

Qué te puedo mencionar del amor que no sepas,
Que no sabemos mucho,
Que nos arrastra desde su inexplicable yacimiento
Y se oscurece el día y brilla de noche
Como de costumbre sin aviso y con ganas.
Muchas ganas.

Qué te puedo mencionar del amor,
Que no sepas.
Si no esa prehistoria de silencios y estallidos
Y trompetas y locos y mares y sueños.
Palabras que se vuelven gestos, que se vuelven
Roces, que se vuelven nada y todo al mismo
Tiempo, y el amor y sus demonios…
Y sus dioses ebrios y cada segundo que lo repito
O trato de mencionarlo
Vuelve esa sombra conocida
y el universo se mueve
desde su eje abstracto.

Quizás del amor te podría mencionar algunas cosas
Pocas, pero las menciono siempre con cautela.
Te podría decir sobre el desorden,
que es una plataforma lúdica en donde jugamos a encontrarnos,
O te podría mencionar que antes y después no queda
Si no el misterio de los gatos y tus pupilas dilatadas,
O las camas en donde uno se conoce hasta desconocerse
O los silencios seguidos de risas solemnes
Que parecieran ser las últimas aunque lo sean,
O esos mismos silencios seguidos de llantos locos
Cuyo nacimiento solo puedo atribuir a las nubes.

Lluvias y pamplinas, sexo y sexo y sexo…
Y del amor te puedo mencionar solo las cosas mencionables.
Como por ejemplo que no como, que no duermo
Que no vivo, pero que también se mentir
Y también se jugar el juego de las mentiras más verdaderas…

Pero esas cosas no se mencionan
Sin hacer temblar por un segundo al universo.
El solo hecho de pensarlas, me hace un dibujo de
Pájaros bulliciosos en la melancolía.

Por eso a veces prefiero del amor decir muy poco,
Hablar de revoluciones es a veces más práctico,
Es más, muy de moda. Hablar de filosofía o de política
Y hasta de crushé, se vuelve por momentos
Un deporte para olvidar que hay temas de los que tarde
O temprano se tiene que hablar.

Así que cuando llega el momento
Con una sonrisa y media botella de vino en el alma
Desnudo a mi querido y viejo amigo el amor
Y te tiro una sarta de incoherencias de esas de las que
Nunca se deja de hablar.

Y vos, como es común, preferís dejar de hablar con esa
Postura divina que aniquila a cualquiera
Y te pones a llorar, a sonreír, a perder el tiempo en
Cualquier sócalo o gato o quehacer o retrato familiar,
Mientras yo perdido…. En pausa.
Con el huracán del quererte decir todo de una solo puta vez,
Solo quedo tendido entre tu boca tus ojos y tu no se que
Y mi rostro pálido y pendejo.

Por suerte es que somos muy cercanos
Tan cercanos que no me importa perder mi hombría
Abriendo el corazón de un tajo.

Por suerte es que somos una solo cosa,
Por eso cuando el tema sale a luz
Yo prefiero seguirte hasta el final del tiempo
Con una sonrisa que sigue a la tuya
Y con un fe de roca…
de donde se sostiene este nuestro universo inventado
Estas nuestras ganas de comernos
Esta nuestra pequeña historia de amor
Sin subtítulos ni ciencia.

miércoles, 6 de febrero de 2008

poema de oficina 2

Derribar la puerta
y el marcar tarjeta.
Hacer palabras con botones
aunque nos quedemos
sin palabras

poema de oficina

La cara dura del viento
al final de la tormenta
los ojos inmensos pero anclados.
La megalomanía inquieta
perdida en el bosquejo
del bien y del mal.

Los ojos rojos y la mirada atenta.
Estar y saber que no se está…
Marchar con las lunas llenas
y sus lunáticos,
con un suéter oscuro
que nos hace invisibles.