domingo, 26 de enero de 2014


Seguimos trabajando por llevar la literatura a todas partes, con las mismas ganas de siempre y con la esperanza cada vez más afinada.  http://www.agn.com.gt/index.php/world/travel/item/6979-alejandro-marr%C3%A9-quiero-que-la-literatura-llegue-a-la-gente-de-forma-inesperada 

Acompáñenme cada lunes a las 8 pm en el programa LIBROSIS transmitido por www.1850.fm 

Hablaremos de música, de libros y de la vida. 

Les he visto

Les he visto recorrer la línea de ingreso a un bus, hablar patrañas y mierda con bocas que además besan santos y entonan salmos.  Les he visto sobrepasar el límite de peso en un elevador, apresurar la marcha ante un tornado de preguntas, usar corbata y fustán en ciertos días, recorrer los pasillos de los supermercados con la gracia de una estampida de potros autistas.   Así deambulan por el tiempo, llenando aceras y estadios, iglesias y cementerios.   Juro que les he visto dormir, de día y de noche, de tarde, de mañana.  Les he visto tejer tragedias y milagros, con una risita boba y una agenda electrónica.  Aquí suelen venir todos los días, el mundo es completamente de ellos, completamente perfecto.  Todo encaja en sus palabras, toda palabra les pertenece, toda ciencia y toda justicia, toda mancha y todo horizonte.  Juegan a deprimirse y a superarse, tienen días específicos para ritos específicos y por lo general llevan las de ganar, porque son demasiados.   Yo juro que les he visto soñar, hablar de sus sueños, amanecen y anochecen hablando de sus sueños y de sus logros.  Tienen identidad, nacen, crecen, se reproducen y mueren jurando que el ciclo es infinito, que el sol sigue su curso.  Y así, progresivamente, dejan huellas trascendentales, legados de huesos y polvo, manías percudidas de tanto uso, como pasamanos públicos, como urinales sacros.   He leídos sus libros, he escuchado sus himnos, he recorrido sus mapas, he olvidado sus insultos y sus halagos.   Ellos no tienen la culpa, ellos no saben lo que hacen, ellos son la mecánica fácil del tiempo, la aclimatación de las células y sus necesidades básicas, ellos tienen estatuas y deidades, tienen estirpes y vacaciones.

Ellos deciden siempre, ordenan, reestructuran, reinventan.  Ellos hacen fiestas y tienen la palabra, eligen a sus líderes, respetan a sus mayores.  Ellos hacen trampa y luego la perdonan, ellos persisten, intuyen, conquistan.  Ellos piden perdón y son perdonados, piden pan y son alimentados, sufren y son consolados.  El mundo no es nada sin ellos, el mundo gira alrededor de todos y cada uno de ellos, lo juro, les he visto detenidamente, les he seguido la pista, les he amado y odiado, y también perdonado.  Pero ellos vuelven, recaen, remiten, endosan, apresuran la marcha, aprietan los dientes, sudan, vomitan, cagan, eyaculan, deconstruyen el universo en un segundo y lo rediseñan a su antojo.   Así son ellos, así tan ellos.  Así es su historia, su lenguaje, su vida, lejos, tan lejos de los otros, tan lejos de los demás.  Imagino que ustedes también les han visto. 

El dolor que sentimos

El dolor que sentimos, un despertar con los pies helados tiritando, el dolor que sentimos tiene tentáculos y lunas, lunes y soberbias.   El dolor que sentimos, nos siente también con sus deseos, sus accidentes, sus episodios.   El sabor amargo de la tarde encerrada en sus complejos, en sus promesas bobas, en sus tickets falsos de avión.  La bandera en llamas de la patria innecesaria.   Las cavernas llenas de nuestras huellas, estampadas con manos que elaboran y matan, que sangran y ansían.   El dolor no es más que el polvo y el tiempo, carcomiendo nuestra tesis prematura.  Al fondo hay un silencio que depara risas, silenciosas también que deparan más silencio, ruina y desenfado.  El dolor que acarreamos es luz monocromática, reflejada en retinas y en espejos.  El dolor que sentimos es náusea primitiva, desorden de metabolismos salvajes que sostienen ideas primarias, sabores amargos que se repiten con cada cambio de ciclo, con cada vuelta por el álbum de fotografías de una familia de fantasmas.  Este delirio, este sótano, esta selva calcinada es un campo de minas y telegramas, un espasmo que aprisiona los dientes y las lágrimas, conteniéndolas en segundos infinitos.  Esta escalera al infierno, no lleva a ningún infierno, y sus avisos amamantan sueños, sueños que no concuerdan entre sí.  Este dolor que debemos, que somos, este mes mito de Sísifo, estas ruedas rotas y sus tuercas sueltas, este crucigrama ciego con faltas de ortografía.   Su palabra enseguida, su palmadita en la espalda, sus cuentas y notas, sus chistes de mal gusto.  Este dolor es el dolor mismo sintiéndose desnudo, aferrándose a sus huesos, mis huesos, los cadáveres que alimentan a los gusanos.  Este dolor religioso que ensancha las venas y las disuelve, cortando a su paso toda gracia y toda epifanía. Este mismo dolor, universal y prosaico, este incendio en la garganta, sin luna ni lobos.   El mismo que viste y calza, el mismo que me acompaña, el mismo que les habla en este momento.    

sábado, 31 de marzo de 2012

A veces la poesía llega y no pide permiso ni perdón

A mis hermanos, que son muchos.

También hay ráfagas de abrazos en los que la garganta es un nudo de marzos lluviosos. Afuera los edificios y sus inquilinos, las guerras mundiales por un parqueo. También hay llantos compartidos cuando nos vemos a los ojos extraviados en una marcha silenciosa de cisnes y pingüinos. El silencio de al menos, las palmadas en la espalda. También hay comas perdidas que marcan otros ritmos, acentos menos toscos con los que nos nombramos sin conocernos. También hay miradas que salvan, bendiciones a punta de pistola, una marejada de espasmos y espantos y aves que no concuerdan con el tiempo, pero que amenazan con regalarnos el asombro. Adentro los ladrones se cobijan entre si, afuera las madres ansían un mayo menos lluvioso, pero también hay colapsos en el infierno, suicidas extasiados de alegría, fumarolas desde donde nos enviamos señales, mataderos en donde nos rompemos los huesos y nos alimentamos con nuestras propias humanidades silentes, pequeñas, efímeras. También es una palabra que abriga, y también hay alfabetos que nos catapultan hacia cada destino. También hay putas alegres, también hay maleantes que regalan pan. También una mañana de marzo, una tarde de cualquier mes. También el invierno calienta, las voces más suaves se escuchan bajo la tormenta, como muelles imponentes que nos invitan a salvarnos. También hay perros y osos polares, también salmones y delirios. También las horas y sus nombres, sus anestesias, sus huesos dilatados. También sus primeros llantos, sus hímenes rotos con paciencia, sus tijeras salvajes. También mis amigos olvidados, también sus amigos olvidados. También la fama y el hastío, los panes que comimos algún día, el hambre que nos comentamos a susurros. Los gritos de sálvense quien pueda, los nortes fríos, los telegramas. También las marcas del tiempo y sus destiempos, las melancolías almacenadas, los dientes rotos. También hay agua, dulce y misteriosa, también hay peces y batallas. Un mapamundi lleno de aeropuertos en donde no nos despediremos, también hay mañanas que no veremos, días martes regalados, horarios insípidos y puertas enormes para verlos de lejos. También hay autos veloces, nubes que parecen osos, que parecen nubes que parecen osos. También los deseos, los buenos, los malos, también la honestidad. También la sal y la arena, los relojes marcados para nuestros pasos, también nuestros pasos. El one way, el zen, la mantequilla, las canciones favoritas y sus solos favoritos. También mis palabras, mis señales, mis anemias. También el eco, el retorno y el boomerang de los hechos, el karma. También espirales, también espirales, también los etcéteras. También, ¿verdad que también?



UN NUEVO POEMA

Sin patria, pero con el corazón atado milimétricamente a un acento. Sin ojos, pero con los poros encendidos hasta el fondo de el tiempo diletando observancias, rendijas por donde todo se mira desnudo y nadie mira. Sin código, pero renombrado en los ecos y en los rezos más delirantes del alma universal. Sin vergüenza, pero con el sonrojamiento de los niños ante un puñado de fantasmas desnudos. Sin gloria, pero con la luz de millones de estrellas muertas hace billones de años. Sin ropa, pero con las vísceras atentas ante la más mínima seducción. Sin tiempo, pero con la eternidad rozando estos pies cansados del cansancio. Sin nada, pero con el todo pulido como un dibujo hecho a mano inquietamente. Sin palabras, mudo, parecido a un esqueleto, pero con los dientes afilados y guardando el silencio más profundo ante el milagro de cada segundo.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Marvin García, Poeta, Gestor que no se detiene



Hace unos días tuva la oportunidad de alejarme del ruido y caótico trance de la ciudad y adentrarme en una de las ciudades más hermosas de Centroamérica, Quetzaltenango. Esta visita fue gracias a la invitación del poeta y gestor cultural Marvin García, Director del Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango, vale decir, uno de los mejores festivales de la región.

El viaje tenía un objetivo primordial, celebrar el Día Internacional de la Poesía. Para lo cual Marvin y el Grupo Metáfora organizaron una serie de lecturas en varios colegios, institutos y espacios no tradicionales, en donde algunos de los poetas locales pudieron compartir con el público mucho de su trabajo poético.

En lo personal, este viaje fue interno y externo, del cual regreso cargado de energía positiva y con muchas buenas noticias que contar. En una de las vueltas del imparable Marvin García, puede hacerle una breve entrevista la cual comparto en este espacio. Si quieren entererarse de los nuevos proyectos de este colectivo, denle PLAY al botón. Les aconsejo usen audífonos o le pongan bastante volumen a sus computadoras porque el audio es un poco bajo.

No me queda más que agradecer a Marvin y al Grupo Metáfora por esta invitación y porque se que en Quetzaltenango siempre tendré amigos con los cuales hacer y divulgar la poesía.

video

martes, 27 de marzo de 2012

POETRY SLAM XELA



Un movimiento que me ha llamado la atención es el POETRY SLAM, un proyecto que propone la expresión a través de la poesía declamada. El "Poetry" ha sumado un grupo grande de personas de todas la edades, quienes experimentan por medio de esta modalidad, una liberación personal al momento en que comparten ideas, sentimientos y deseos con el público.

La primera vez que presencié uno de estos eventos fue en el Café León del Centro Histórico Guatemalteco, en la final de la temporada. De esta manera, además de conocer al grupo de poetas jóvenes también conocí a Walter González, la cabeza de este movimiento en Ciudad de Guatemala.

En mi último viaje a la Ciudad de Quetzaltenango, tuve la oportunidad de conocer a varios de los organizadores del Movimiento Poetry Slam en dicha ciudad, aquí les comparto algunas de sus palabras e ideas.

video

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Una invitación especial del Centro Cultural Los Patojos en Jocotenango

La semana pasada fui invitado a impartir un taller de arte y creatividad a un grupo de niños de la aldea Mano de León, en Jocotenango. Además de conocer a este alucinante grupo de chicos, pude conocer el trabajo que está realizando el Centro Cultural Los Patojos, liderado por el artista, gestor y todólogo Juan Pablo Romero, quien ha apostado por el arte como una vía para la sensibilización, la educación y el crecimiento personal de los niños y adolescentes en Guatemala.

Una labor titánica pero inspiradora, que nos recuerda que las cosas se pueden hacer siempre y cuando queramos hacerlas.

El taller, consistía en buscar imágenes reconocibles al ojo humano, por ejemplo animales, rostros y figuras similares ubicadas en el ambiente. Luego de varias horas caminando por las calles de Jocotenango con 9 niños de entre 5 y 8 años de edad, logramos recolectar algunas imágenes, comparto unas cuantas en este post.

Vale la pena darse una vuelta por proyectos como este, y ver qué en Guatemala se están haciendo cosas interesantes gracias a la convicción de personas como Juan Pablo Romero y muchos otros.












Visiten los patojos: http://www.lospatojos.org.gt/

lunes, 18 de abril de 2011

13 lágrimas negras










El 13 de noviembre del 2010, junto a un grupo de unas 30 personas aproximadamente, escalamos el volcán Junajpú (Volcán de Agua) para realizar una instalación en el cráter de dicho volcán. El proyecto fue organizado y dirigido por Espacio Para Las Artes Libélula y contó con la participación de mi persona y del artista Alfonso Partut´z. El viaje fue más que alucinante y la experiencia de una riqueza sorprendente. La idea, loca pero certera, logró generar algunas reflexiones acerca de la naturaleza y su protección. Aunque debo decir, que nunca me he comprometido con ninguna causa, en este punto, la indignación nos convierte en militantes convencidos.

Estas lágrimas negras, son una metáfora del llanto de la naturaleza y un gesto matérico alrededor de un tema que nos concierne a todos. El proyecto contó con un ojo cinematográfico a cargo de Alfonso Partu´z, quien además de ponerle cabeza y corazón, logró realizar un documento audiovisual rico en concepto y en la transmisión de la experiencia grupal.

Esta pieza audiovisual fue expuesta junto a otra pieza más cercana a lo escultórico, el pasado miércoles 13 de abril del 2011. La muestra se llevó a cabo en el alucinante espacio del Convento de Capuchinas en Antigua Guatemala, manteniendo cierto halo de solemnidad, para tratar un tema poco agradable.

Espero poder realizar una muestra posterior en la ciudad de Guatemala para poder compartir con el público, un poco de esta experiencia, a través del arte.

working working working



Llevo ya algunos añitos metido en esto, y aún no tengo claro de qué se trata, pero cada vez que surge un proyecto, o un estartazo para comenzar a producir arte, es como si una carga de energía invadiera todo mi ser. Suena cursi, pero es cierto, es la verdad. De hace un par de años para acá, la fiesta no ha terminado, los proyectos no cesan, el trabajo está a la vuelta de la esquina y en general, lo que amo hacer llega a mi vida todo el tiempo. Es como un regalo del universo. Cuando estoy cansado, algo me dice ¡SIGUE!, y cuando no tengo nada qué hacer, algo me dice, ¡INVENTA ALGO!

Así que mientras la vida me tenga en este planeta, lo seguiré haciendo. Porque la vida me inspira, la gente me inspira, las cosas que veo me inspiran y no tengo otros ojos para ver las cosas de otra manera.

Así que ¡working, working, working! eso es el pan de cada día.

lunes, 28 de marzo de 2011

Acción Te Amo Te Odio, Sin Ti No Puedo Vivir

La obra intervenida: (DISPONIBLE)

La Intervención.

Incluyo una acción realizada por Jorge Mario Castillo Escobar, a partir de la muestra Te Amo Te Odio, Sin Ti No Puedo Vivir, realizada durante el mes de marzo del 2011 en la Galería de Alianza Francesa de Guatemala. Este es un documento audiovisual en el que Jorge Mario explora una de las obras expuestas y expone información sobre la
muestra y sus diversas propuestas. Esta exhibición contó con la participación de Pablo Bromo, Lourdes de la Riva, Igal Permuth, Ana Cosenza, Alejandro Noriega y Alejandro Marré. Estará abierta hasta el día 9 de abril del presente año.






martes, 22 de marzo de 2011

El Circo del Rock

Niños Artistas



Un proyecto al que le tengo muchísimo cariño, por lo maravilloso de su trabajo, por su filosofía de vida y por todo lo que están haciendo. Les dejo un enlace de su blog.