lunes, 29 de enero de 2007

A los que están allí, yo los he visto


Este tiempo está roto y cabizbajo,
y pasa sobre mi cadáver

como todo un educado.
Quiere mi gesto de muerto
y mis lágrimas de pendejo.
Quiere mi sangre y mis huesos
y mis vidas y mi cartera.
Este tiempo está roto y cabizbajo,
y pasa bajo mis sueños

como un fantasma que no cesa,
que no entiende razones.
Este tiempo está roto y cabizbajo,
y pesa entre mis piernas solas

sin receta ni colchón.
Este tiempo mío,
tan mío como de nadie
tiene una tarjeta roja y marca cada cosa,
cada entreacto,
cada dislocación de mi alma,
y entonces sigue,
minuteándome la desesperación,
sacándome de quicio,
obsequiándome esa locura breve

de notas sin firma.

3 comentarios:

Leslie Sechel dijo...

Ese tiempo, cual pasado, presente y futuro, que no existe...mas pesa.

Poncho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Poncho dijo...

Este tiempo en silencio me pesa mas que el paso y mis culpas, siempre camine esperando encontrar en los viejos cafes ese poeta que vi una vez... viejo soy ahora una creatura que renace y que te conocio cuando caminabas por calles de ese viejo portal.

soy el pez bajo la lluvia que perdio el camino esperando que al final del tiempo aparezca la magia... esa que llega y se va como agua.