martes, 30 de enero de 2007

VEN GO

Vengo de un sueño de tres mil años luz,
de un vuelco de amalgamas y osos panda.
Vengo de un síndrome articulado para niños de 9 años.
Vengo de un final
que se cansó de esperar a los lectores sometidos.
Vengo de un yo mismo que nada le debe a my self.
Vengo de una peste de risas y dicotomías locas
clausurando el horizonte.
Vengo de una lata de frijoles negros, ladinos, discordes.
Vengo de venir,
de ir viniendo ante las adversidades de un libro de historia.
Vengo, solamente vengo con ganas de mañanas.
Vengo de la luna que está mas cerca
que la una de la tarde de un día acompañado.
Vengo de las piezas vacías de las señoras vacías
que perdieron a sus hijos.
Vengo de la calle de al lado, con los zapatos rotos
y las sonrisa seca.
Vengo de un tiempo almidonado
para perderle el miedo a los relojes.
Vengo aquí, llego de pronto, sin invitación ni corbata.
Vengo aquí con la melodía vieja de los que vienen sin llegar,
de los que no llegan nunca,
de los que se olvidan en el camino,
caminando.

1 comentario:

br dijo...

uy, vaya cosa, bárbara bro...

siempre se está viniendo en un paisito como este, en una vidita como esta, en una muerte diaria como esta...