miércoles, 21 de febrero de 2007

just

Así de simple...
viajarse el tiempo sin auto
cuando la noche esté inquieta,
en su esquina negra,
en su luz neón,
en su puta triste
y en su ebriedad solemne.
en su pretérito
amoral
o en un presente
sin alas...

1 comentario:

Pablo Hernández M. dijo...

Asi de simple como atrapar el grito de una libélula.

Saludos, llegué aquí desde Revolver y paso a informarte que vas a ser parte de la lista de lugares a visitar en mi blog (si no te gusta habla con mi abogado)... espero que me visites alguna vez, sería un honor tenerte por allá.