viernes, 9 de febrero de 2007

unas palabras sonrientes

Sonrisa, a medio filo la sonrisa,
a punta de pistola y ganas de llorar la sonrisa...
A puntapiés, a empujones, a cañonazos.
Esa maravilla del delirio y sus delirios,
esa maraña de desembocaduras,
esa costra última, la sonrisa.
Sonrisa aunque me duela sonreír y nadie se percate.
Aunque no estés, aunque me disparen, aunque me maten,
aunque no haya porque sonreír, una sonrisa.

1 comentario:

Poncho dijo...

Viejo!! Pense que ya no te acordabas de este que fue tu discipulo... man mi correo es alfonso.rodriguez.f@gmail.com
israel.hiker@yahoo.com

mano pongamonos en contacto!