martes, 20 de marzo de 2007

sonría que la vida es alegría


Mi sonrisa
a veces no es mi sonrisa,
sólo una placa sostenida
de gestos tardíos.
Olvidando nombres,
pernoctando en cuevas,
resumiendo la existencia
a cada cuarto de hora.
Esta sonrisa de a veces,
no es mía,
si no solamente
la marca última de los silencios que duelen.
Los bordes de un tiempo sin decibeles,
Los prismas de un ojo ciego.
Hay veces que hasta mi sonrisa,
que no es mi sonrisa,
se esconde tras otra
que no es de nadie....
hay veces que nada es seguro
pero todos se carcajean
y esta sonrisa
quizás es solamanete un sueño
de mi sonrisa escondida.
Mi no sonrisa...
Hay veces
solamente a veces,
en que sonreír
es un verbo de actos escondidos.
De lágrimas cobardes…
de silencios que no pueden callarse.
Y yo me desrío
con la última sonrisa
que me queda
la verdadera

3 comentarios:

Pablo Hernández M. dijo...

te pasaste! este esta buenisimo!

br dijo...

pobre mi gordo...

pare de sufrir mae! sólo sonría, al ritmo de la electrocumbia!

luz verde. dijo...

buenisimo es la marca de tu alma herida y compartida.